Imagen Corporativa

En este post te presentaremos los elementos básicos para comenzar con tu emprendimiento con el pie derecho.

La imagen corporativa de una empresa es la imagen que el público tiene de esa entidad. Por un lado, son las ideas, sensaciones y prejuicios que tenemos antes de conocer los servicios o productos de una marca. Por otro: las experiencias y juicios que adquirimos después de conocerlos.

Muchas veces confundimos la imagen corporativa con la identidad visual de una marca. Cuando hablamos de logotipos, papelería, diseño de tu página web, hablamos de la identidad visual. La imagen corporativa es anterior al diseño. Es concepto y posicionamiento. El diseño, la identidad visual corporativa, debe ayudar a expresar lo que queremos que transmita la imagen corporativa de nuestra empresa.


Entendemos la imagen corporativa como reflejo de la filosofía y los valores de la empresa.

Una imagen corporativa bien construida y trabajada coherentemente aporta a la marca beneficios de cara al posible cliente, como por ejemplo:

Conseguir que nuestro público objetivo se identifique con nuestra marca, lo que otorga fidelidad.

Una fácil identificación de nuestros productos o servicios, al contar con una coherencia visual.

Un incremento del valor percibido de tu oferta de productos/servicios

Crea un vínculo emocional con tus clientes.

Un valor diferencial frente a nuestros competidores.

Una sensación de marca fuerte, lo que nos brinda seguridad y confianza.

En general te da esa sensación de profesionalidad que todos queremos que tengan los productos o servicios que adquirimos. Pero, además, de cara a nuestros empleados o inversores, generamos una confianza y un orgullo de pertenencia a una entidad con valores y objetivos.

En Estudio Punto Alto creemos firmemente que una buena imagen es el inicio de cualquier proyecto empresarial. Y es que, como ya hemos escuchado, “una imagen vale más que mil palabras”.

Ahora bien, me ha quedado claro lo de la imagen corporativa, pero ¿cómo la aplico a mi negocio?

No sólo nos basta con tener un logotipo y una papelería. La imagen corporativa de una marca se debe construir a partir de la generación del concepto de marca que queramos transmitir. Debemos identificar cómo queremos posicionarnos en nuestro sector y trabajar para desarrollar los conceptos que nos definirán como marca.Para ello podemos empezar por utilizar herramientas que nos ayuden a conocer mejor qué queremos ser y qué queremos ofrecer como marca:

  • Definir nuestra misión, visión y valores que se deberán plasmar en todos los ámbitos de nuestro negocio. Como la elección de un color corporativo, con qué tono nos dirigimos a nuestro público objetivo, la política de contratación, etc. A través de la imagen corporativa de una empresa debemos ser capaces de transmitir y desvelar las principales incógnitas: quiénes somos, qué hacemos, cómo lo hacemos y por qué lo hacemos.
  • Realizar un informe DAFO, con el que analizamos nuestras debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades.

Este trabajo hacia dentro es el que dotará a nuestra marca de concepto, de carácter, de identidad corporativa. Desde este punto ya sólo tendremos que ser fieles a lo que hayamos definido como nuestra personalidad de marca.

Después del trabajo de conceptualización nos queda generar los elementos básicos que nos ayuden a transmitir al público cuál es nuestra marca. Estos elementos básicos serían:

- Encontrar un nombre, el naming de la marca.

- Diseñar un logotipo.

- Diseñar o encontrar una tipografía que se adapte la personalidad de la marca.

- Seleccionar nuestros colores corporativos.

- Encontrar un eslogan que explique qué hacemos.

- Encontrar un tono con el que expresarnos en nuestras comunicaciones.

- Y lo más importante, generar un manual de identidad corporativa en donde se recojan todos los conceptos que nos definan: la misión, los valores, la identidad visual y sus aplicaciones. Y ser fieles a ese documento siempre… o al menos hasta que, en el futuro, hagamos el detersorio ejercicio de actualizar nuestra imagen corporativa.

Al hablar de la imagen y del diseño de una empresa estamos hablando de su personalidad, de aquello que simboliza y, sobre todo, de la percepción que genera en el público.

La imagen corporativa será tu carta de presentación. Es fundamental llegar a conocer el significado de la empresa en la mente de los clientes.

Si necesitas ayuda en este tema, ¡contacta con nosotros!

Material referente:somoswaka.com _ Photo by: Kelly Sikkema on Unsplash

Contacto

En caso de que quiera realizar alguna consulta por favor rellene el formulario, escríbanos un correo electrónico o llámenos por teléfono. Estaremos encantados de atenderle y le contestaremos a la mayor brevedad posible.